TODOS LOS PEDIDOS DE PROTECTORES PERSONALIZADOS REALIZADOS ENTRE EL 25 DE JULIO Y EL 20 DE AGOSTO SE ENVIARÁN A PARTIR DE LA PRIMERA SEMANA DE SEPTIEMBRE. POR CIERRE DE FÁBRICA POR VACACIONES. DISCULPEN LAS MOLESTIAS.

CÓMO CREAR UN BUEN COMPAÑERO DE PÁDEL

General Padel

He leído este artículo y me ha parecido muy interesante para todos los aficionados a este deporte ya que tener complicidad con el compañero es una de las cosas más importantes para disfrutar del pádel.

 

¿Cómo encontrar (o crear) un buen compañero de pádel?

Mucho se habla de la importancia de tener un buen compañero en la pista. Es fundamental ser conscientes de ello, pero sobre todo, de que nosotros mismos tenemos un papel fundamental a la hora de encontrar la pareja ideal. De nuestra predisposición, criterio y actitud dependerá una buena elección del compañero y el posterior entendimiento con él.

Te damos 10 claves para encontrar (o crear) un buen compañero:

1- Nivel de juego similar. No es requisito indispensable, pero sí es muy recomendable que el nivel técnico, físico y la experiencia de cada uno de los componentes de la pareja sea parecido. Si esto se cumple, ambos repartirán la responsabilidad en la pista y sentirán que juntos pueden alcanzar los objetivos marcados, evitando así la frustración.

2- Comunicación en la pista. Para que una pareja funcione, es fundamental que sientas que te entiendas perfectamente con tu compañero, que existe una gran compenetración con él. Busca una pareja que, a través de mensajes de ánimo y elogios con criterio, saque lo mejor de ti, consiga motivarte y te ayude a superarte. Puedes ampliar este punto en el post “Cuida la comunicación con tu compañero”.

3- Buen trato fuera del terreno de juego. Este punto puede dar lugar a controversias, ya que algunos opinan que una relación de amistad puede deteriorarse cuando se mezclan los intereses deportivos. No obstante, está demostrado que un buen trato fuera del terreno de juego, favorece el respeto, el conocimiento mutuo y el juego dentro él.

4- Conocimiento mutuo. Para que una pareja funcione, es importante conocer los puntos fuertes y débiles de tu compañero para que así puedas valorar si los primeros compensan tus defectos y los segundos, tus virtudes. Debes aspirar a un equilibrio entre ambos.

5- Estrategia común. Una vez que eres consciente de sus limitaciones y capacidades, es bueno establecer roles y tácticas de juego para alcanzar la máxima complementariedad entre ambos y sacarle el máximo partido.

6- Respeto y confianza. Es la base de toda pareja deportiva. Debes valorar a tu compañero, atender sus necesidades y mostrarte ante él tal como eres. Ten siempre presente que él lo puede hacer igual o mejor que tú. Exígele lo mismo, solo así podréis funcionar en la pista.

7- Entrenamiento conjunto. Busca un compañero con el que tengas unos horarios compatibles y una residencia relativamente cercana. Solo así podréis entrenar juntos de manera habitual y conseguir la compenetración y adaptación necesaria en la pista.

8. Objetivo común: ganar. El fin último de toda pareja de pádel a corto plazo es clara: conseguir la victoria en el encuentro que están disputando. Sin embargo, deben existir también objetivos a largo plazo que estén bien definidos y sean, por supuesto, comunes: mejorar el juego, escalar puestos en el ránking, etc.

En relación a los objetivos, siempre debe estar presente uno: la diversión. A corto y a largo plazo. Si no existe, es muy probable que la pareja no funcione.

9. Crítica constructiva. Si antes hablábamos de los elogios y los mensajes de ánimo como medida de mejorar la autoestima y la confianza mutua, no es menos importante la crítica basada en el respeto y en el afán por mejorar. Busca un compañero que sepa reconocer sus errores y los tuyos y no tenga problemas en hablar de ellos para superarlos.

9. Tiempo. Para que se den todas estas características en un compañero, frecuentemente es necesario tiempo para conocerse en la pista. El periodo de adaptación lo establecemos nosotros, irá en función de nuestra situación y expectativas. Te recomendamos que te des de plazo varias semanas para ver si congenias con él y que tengas en cuenta que la opción de cambiar siempre existe, es lícita y está en tu mano.